Año nuevo, curso nuevo.

pies unai 1

Este curso empieza para mí en enero, ¡cuántas caras nuevas!  Cambio el ámbito familiar, por el laboral, aunque sería más exacto decir que al 50% del primero añado la jornada completa del segundo, lo que sumará una jornada infatigable de trajín doméstico y pizarril. Pero una vez que se entra en el maratón de la maternidad se coge fondo y la capacidad de resistencia se vuelve tan elástica como el chicle. Eso sí, la cafeína ayuda mucho. Otro de mis estímulos está siendo el reto de adaptar la enseñanza a los cambios sociales que las nuevas tecnologías están acarreando, nuevas formas de relacionarnos y comunicarnos, nuevas formas de aprender… las famosas TIC me tienen enganchada: he avanzado unos pasos, pequeños pasitos, pero todavía me queda mucho camino que recorrer. A través del blog Tres Tizas y Re(paso) de Lengua capto nuevos modelos e ideas que no sé si podré llevar a cabo este curso: el librotráiler, los audiopoemas, grabar y editar vídeos con representaciones de obras literarias… Me encanta el artículo publicado por Toni Solano, titulado “Memoria líquida” que pone en cuestión la metodología basada exclusivamente en el aprendizaje memorístico. Me recuerda a uno de los programas de Redes presentado por Punset –El sistema educativo es anacrónico– que denuncia cómo la escuela no está preparando al alumnado para la sociedad del siglo XXI, no solo por dejar de lado la competencia digital, sino porque tampoco le enseña a gestionar las emociones ni potencia su creatividad. La creatividad… la capacidad de resolver problemas, de enfocar la realidad desde diferentes puntos de vista y de trabajar en equipo. Pasito a pasito, tendremos que ir cambiando, pasito a pasito, pero ¡ya! Porque la LOMCE ha empezado a implantarse en Primaria y se nos echa encima como una losa, así que más vale ponerle ganas a la inventiva y soportarla como estoicas cariátides. Al fin y al cabo por muchos cambios que nos impongan los gobiernos, la “burrocracia” no tiene por qué salpicarnos, el gobierno, los políticos, no entran en el aula y la libertad es una pizarra dispuesta a ensuciarse, un docente con ganas de enseñar y un montón de caras expectantes con ganas de aprender. Inquietud es lo que nunca nos debe faltar. Dejemos las poltronas y las sillas y echémonos a andar. Pasito a pasito. Un año más. Urte berri on!

Anuncios

Un pensamiento en “Año nuevo, curso nuevo.

  1. @tonisolano dice:

    Gracias por la mención. La verdad es que resulta difícil aburrirse en clase si uno quiere hacer cosas distintas. Nos leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s