Esas palabras tan raras…

Siempre pasa lo mismo, no es que cueste entender los recursos literarios, también conocidos como recursos estilísticos, esas figuras tan retorcidas y escurridizas que se nos escapan entre renglones y versos sin poder apreciar su pleno significado y belleza, es que ya de entrada sus nombres son tan intrincados que cuesta hasta pronunciarlos, pero… ¿quién se ha inventado estas palabras tan raras?, pregunta indignado, harto, furioso, el alumnado que un año más se ve obligado a subrayarlas en el apéndice de su libro.

La mayoría de estos nombres se los debemos a la retórica griega (ῥητορική), arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.

Pero, en fin, la curiosidad de mis alumnos y alumnas,  me ha inspirado el nombre de este blog, y como soy bastante perezosa y desordenada a la hora de darle a la tecla, me he propuesto explicar el origen y significado de cada una de las figuras literarias que vayan apareciendo en nuestras clases.

Tenemos miedo a lo desconocido, así que ¡adelante!, conozcamos de donde vienen estas palabrejas y perdamos el miedo a utilizarlas, manosearlas, pronunciarlas, reutilizarlas e incluso reciclarlas, que nunca se sabe…

Y empezamos por calambur, ¿qué sabes tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s